El Foro Económico Mundial le trajo a Colombia una posibilidad de privilegio para convertirse en un productor agrícola de excelencia, aprovechando que Europa quiere dejar de producir comida.