El gobierno francés prevé garantizar la seguridad en las aulas de clase, con presencia policial, para frenar la violencia escolar.

 La medida responde a varios incidentes con armas falsas en los colegios. Sin embargo, fuentes gubernamentales han informado que las fuerzas policiales actuarán únicamente en momentos de tensión.