El 12 de noviembre de 2008, cinco meses antes de morir, el exparamilitar Francisco Villalba declaró bajo la gravedad de juramento en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes que el entonces gobernador de Antioquia Álvaro Uribe y su hermano Santiago, se reunieron con jefes de las autodefensas para planear la masacre de El Aro ocurrida en 1997.

Según el testimonio del excomandante del grupo Toledo de las AUC condenado a 34 años y 4 meses de prisión por estos hechos, Santiago Uribe era el jefe de la organización paramilitar los ‘doce apóstoles’.

Villalba asegura que Santiago Uribe le ofreció hombres y armamento para hacer la incursión en El Aro donde murieron 19 personas.

Según Villalba, la incursión en El Aro se planeó por instrucciones del exgobernador Álvaro Uribe con el fin de rescatar en un operativo silencioso a su primo Mario Uribe, secuestrado con otras seis personas por las Farc.

De acuerdo con Villalba quien temía por su vida según lo advirtió en esta declaración, Álvaro y Santiago Uribe se reunieron nuevamente con Carlos Castaño para felicitarlo por el operativo.