La Fiscalía recuperó los cuerpos de tres líderes indígenas que fueron ejecutados por el ELN por oponerse al reclutamiento forzado de su gente.

Se necesitaron casi dos años para recuperar los cuerpos porque en la zona, además del ELN había paramilitares, guerrilleros de las Farc y bandas criminales.