En disturbios terminó el bloqueo a la vía Panamericana protagonizada por campesinos, docentes y asociaciones sindicales que hoy completaron el cuarto día de protesta. Las refriegas se trasladaron hasta los barrios del sur de la capital caucana.

Gilberto Marín, campesino de la zona, indicó que “es responsabilidad del Gobierno nacional porque hemos llamado a la concertación, al diálogo y no ha sido posible, donde nos han mandado unas delegaciones que no han tenido poder de decisión para poder negociar”.

Dentro de las refriegas se registró la captura de varios manifestantes, un número aún no establecido de heridos, varios menores de edad resultaron afectados, una bebé de apenas tres meses debió ser llevada a un centro asistencial.

Los enfrentamientos se trasladaron a la glorieta de la Chirimía y cerca de las instalaciones de la URI, donde permanecían varios de los detenidos. Las delegaciones esperan continuar con las negociaciones el día de mañana.