En lugar de acabar con cultivos ilícitos, el programa de erradicación voluntaria del Gobierno Nacional está alimentando la ilegalidad en Tarazá, según el gobernador de Antioquia.

«Esa erradicación voluntaria no se ha dado, a pesar de que hay informes teóricos que sí se han erradicado, la información que tenemos en la gobernación es que allá sigue existiendo la coca», aseguró el gobernador, Luis Pérez Gutiérrez.

221 familias erradicadoras se desplazaron de Tarazá huyendo de las vacunas de grupos armados que cuidan los cultivos.

«De esos millón 200 mil pesos, que reciben mensualmente le tiene que pagar 200.000 pesos a los bandidos», indicó Pérez.

El gobernador próximamente realizará el lanzamiento de una nueva ofensiva contra los cultivos ilícitos en Antioquia.