Una funcionaria del Senado asegura que una firma apócrifa fue plasmada encima de su nombre para autenticar cuentas de cobro de la dirección administrativa del Senado.