Un día de la Niña es un día como cualquier otro… invisible a los ojos de millones de personas, que no se imaginan la posibilidad de conmemorar un día para las niñas.

El 19 de diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 11 de octubre como “el Día Internacional de la Niña”, cuyo objetivo consiste en reconocer los derechos de las niñas y los desafíos que enfrentan en todo el mundo.

Un día de la niña es un día como cualquier otro… desde hace 9 años, cada 11 de octubre la Fundación PLAN conmemora la fecha junto a organizaciones de la sociedad civil, de cooperación, de las Naciones Unidas, con las comunidades, con empresas privadas e instituciones públicas, con el gobierno local y nacional, con personas como usted o como yo… y, sobre todo, con las niñas que hacen parte de los programas; niñas invisibles, niñas afro, niñas migrantes, niñas felices, niñas empoderadas, pero también con niñas violentadas, en un país donde 8 de cada 10 niñas y niños víctimas de violencia sexual, son niñas. Este dato es muy grave, pero es peor saber que se convierten en una estadística que ya no nos mueve o eriza la piel porque “hace parte de nuestro paisaje”.

Un día de la niña es un día como cualquier otro… hoy en Fundación PLAN se gestiona, se abren espacios, se corre detrás de un teléfono, se responden correos, se mueven delante y detrás de los medios de comunicación, se habla con los gobiernos, con las empresas, con personas, pero sobre todo se buscan lugares, “en los que las niñas toman el poder”.

Escenarios que promueven con sus conocimientos, espontaneidad y autonomía, mensajes de su interés sobre lo que les afecta, vulnera y que las pone en un lugar lejos del privilegio, de la visibilidad y de la garantía de sus derechos. Hoy unas pocas niñas pueden alzar su voz, pueden hablar por las que no tienen hoy esta oportunidad, por las que no les dejan hablar, por las que abusivamente las han de callar o por las que nunca se volverán a escuchar… 1.579 niñas y niños desaparecieron en 2020, 70% eran niñas. Hoy al finalizar el día, TRES niñas en algún lugar de Colombia habrán desaparecido.

Un día de la niña es un día como cualquier otro… hoy no van a sonar los himnos de las naciones por todas las niñas, hoy no habrá minutos de silencio, hoy no se verán titulares de brechas, barreras o dificultades estructurales que se derrumban para lograr la igualdad de las niñas. Hoy pocas personas a nivel mundial lograrán verse permeadas por el mensaje de primera mano que las niñas quieren dar, pero desde Fundación PLAN se gritará, si es necesario, para que el mensaje no se pierda.

El dato de feminicidios contra niñas en la región de las Américas y El Caribe presenta a Colombia como el cuarto país con mayor incidencia de feminicidios. Son cientos de años cegados y sesgados por costumbres, acciones y reacciones que ocultan e invisibilizan las experiencias de vida de las niñas… Entre 2015 y 2021 han asesinado a 244 NIÑAS por ser niñas.

Un día de la niña es un día como cualquier otro… las niñas hablan y no son escuchadas, las niñas muestran y no son vistas, las niñas son tocadas cuando no lo desean, las niñas quieren estudiar, pero sus responsabilidades en el hogar las superan, las niñas quieren divertirse, pero muchas veces solo les dan una cocinita para hacerlo, las niñas quieren estudiar o recrearse, pero no con actividades del cuidado, las niñas sueñan, pero algunas veces terminan en pesadillas. Por cada 10 niñas y niños que se encuentran en una unión temprana o casados, 9 son niñas.  El 89% de las actividades del hogar y limpieza, recaen en las niñas entre 13 y 19 años que están unidas o casadas.

Aunque ellas se proyecten en otros caminos, se les obliga a ser cuidadoras, esposas y madres… las niñas quieren ser niñas, quieren comer la misma porción que sus hermanos, tener las mismas responsabilidades, acceder a los mismos beneficios, a gozar de los mismos derechos, pero ante todo quieren y deberían ser niñas…

Un día de la niña es un día para preguntarse ¿y si hubiera sido niño qué?  Una simple letra cambia la historia. Si en lugar de ser Camila fuera Camilo, te has preguntado ¿Cómo sería tu vida?, No quiere decir lo anterior que los niños no vivan también situaciones de violencias y exclusión, en general la infancia en Colombia sufre mucho, pero no podemos desconocer que las cifras nos deben llamar la atención frente a situaciones que están afectando de forma particular a las niñas, y que, aunque Juan y Juana enfrentan ambos el riesgo de ser víctimas de violencia sexual es muchísimo más probable que sea Juana quien sufra este delito. Que la diferencia entre “Juan” y “Juana” o entre “Claudia” y “Claudio”, no es solo una letra (porque una letra no debería hacer la diferencia) sino que las niñas y mujeres están más expuestas a violencias y situaciones que atentan contra su integridad.

Un día de la niña es un día para pensar y actuar en torno a cambios es un día más reflexionar, para que hacer movilizaciones, comunicados, cartas, tomar acciones, firmar las peticiones… para moverse y hacer algo, para hacer ver en que cada una de las acciones que se hace en casa, en el trabajo, en la sociedad puede afectar positivamente o negativamente la vida de las niñas, para reaccionar cuando se vea que hay niñas que no la están pasando bien, para que llamar a quienes se tenga que llamar, para activar las rutas de protección y atención, para desafiar todas las normas de género que vulneran a las niñas, para romper esquemas sociales y culturales pero, sobre todo, hoy es un día para que cada uno haga sus propios cambios.

Un día de la Niña es un día para SOÑAR… porque aún no es una realidad, un día para que, desde espacios como este, la comunidad abra los ojos de quienes escuchan, leen, o ven; es un día para involucrar a niños y niñas a ser parte del cambio, es un día para transformar a las personas que gobiernan a nivel local y nacional… un día para que los aparatos de seguridad, justicia y restablecimiento de derechos se pregunten por sus acciones donde están involucradas las niñas, un día para que la salud, la educación y otros sectores piensen cómo sus programas están dispuestos a la atención de las niñas, es un día para firmar una petición, para ponerse la camiseta y sudarla por todas  las niñas, para leer una nota como ésta, pero, lo más importante, es que hoy es un día para darse cuenta de que el resto de días del año deben ser también días de la niña.

Para Fundación PLAN todos los días son el Día de la Niña, por eso hace un llamado a la sociedad para #QueUnaLetraNoHagaLaDiferencia. Usted puede unirse a esta cauda y ayudar para lograrlo donando en www.empoderaya.org