El amparo de niños que la semana pasada fue cerrado en Sopó fue visitado también por las autoridades ambientales y esta vez tampoco pasó el examen.

En la inspección se descubrió que la comida almacenada no pasaba el examen sanitario y ahora se busca determinar si también provocó un daño ecológico.