La Fundación Universitaria San Martín presentó al Ministerio de Educación un plan de pagos para cumplir con los 250.000 millones de pesos que le adeuda a docentes y demás trabajadores por concepto de acreencias dejadas de cancelar.

La rectora de la universidad, Mayra Vieira, aseguró que, aunque la institución se ha venido recuperando de los problemas del pasado, aún le queda un pasivo por el que debe responder.

“Los principales acreedores son los empleados y docentes de la Fundación con quienes hemos hablado para llegar a acuerdos de pago porque queremos cumplir con todas nuestras obligaciones”, aseguró.

Según Mayra Vieira, el problema mayor se generó por el tiempo que la administración anterior dejó de cumplir con el pago de la seguridad social de sus empleados, a lo cual responderemos con los activos de la institución.

“Los activos pasarán a un fondo fiduciario que emite unos derechos fiduciarios y, en proporción al pasivo, se le pagará al empleado con dichos derechos. Los activos representados en los edificios donde opera la Fundación dejarán de ser de su propiedad y pasarán a manos de los empleados con unos compromisos de arriendo y recompra en unos años”, explicó la rectora.

Agregó la rectora que están esperando la evaluación del Ministerio de Educación para poder comenzar con el plan de pagos y poner al día una institución que le pertenece a los estudiantes.

«Desafortunadamente, las actuaciones de las anteriores directivas nos afectaron. Se tomaron decisiones erradas que nada tienen que ver con la calidad de la educación ni con lo que ocurre en el aula de clase», indicó la rectora.

Publicidad

Pese a los inconvenientes, la universidad actualmente tiene más de cuatro mil estudiantes y ha graduado más de 10 mil jóvenes en los últimos tres años.