El exviceministro Gabriel García aceptaría haber recibido dinero de la brasilera Odebrecht, pero su defensa rechazará el cargo de enriquecimiento ilícito, razón por la cual se asume que delataría a quienes habría llegado finalmente el dinero. La estrategia jurídica todavía no se ha descubierto, pero a los ojos de la Fiscalía los seis millones de dólares que García recibió no pueden ser para una sola persona.