Gobierno confirma que Galeón San José es declarado como bien de Interés Cultural de la Naciónnacional

Gobierno confirma que Galeón San José es declarado como bien de Interés Cultural de la Nación

Redacción Digital - 27 de diciembre del 2019 7:07 am

El Gobierno colombiano declaró el galeón español San José, hundido frente a Cartagena de Indias en el siglo XVIII por corsarios ingleses, como bien de interés cultural del país.

 

El Galeón es indivisible, no se pagará la extracción de este con ninguna pieza, con ninguna parte del patrimonio que se encuentra sumergido, dijo la vicepresidenta.

 

La decisión la tomó el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (CNPC) luego de una solicitud de la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, e implica que el rescate del pecio no podrá pagarse con parte de su carga de oro y plata.

«El Galeón es indivisible, no se pagará la extracción de este con ninguna pieza, con ninguna parte del patrimonio que se encuentra sumergido», informó la vicepresidenta tras esta decisión.

“El patrimonio cultural colombiano queremos preservarlo en un museo, en las mejores condiciones para que sea un bien arqueológico e histórico, para el beneficio de las generaciones futuras y de toda la humanidad”: agregó.

Desde unos meses atrás Colombia se mantenía en la posición que no pagaría el rescate del galeón español San José, hundido hace tres siglos en el Caribe colombiano, con parte de los valiosos tesoros que se hallen en el naufragio, como lo había establecido el anterior gobierno.

«Para el actual gobierno, esta fórmula de pago es inaceptable. Lo que está en el galeón San José puede tener gran valor económico, pero antes que nada, todas y cada una de las piezas que se rescaten son de enorme e incomparable valor cultural e histórico para Colombia y para el mundo», argumentó en su momento Ramírez.

Encargada oficial del rescate de la embarcación reclamada por España, Ramírez en su momento también descartó así la fórmula puesta en marcha por la administración de Juan Manuel Santos (2010-18) para suplir los costos de la operación de extracción, que esa administración calculaba en unos 70 millones de dólares.