Galicia, España, es una pequeña región autónoma que está en la mira de la CIA ya que por allí entran a diario miles de kilos de estupefacientes de distintas partes del mundo para conquistar el mercado europeo. Hablamos con el encargado de dirigir desde Galicia la lucha contra esas organizaciones criminales.

Por su ubicación geográfica, España se ha convertido en el gran centro de operaciones del narcotráfico del mundo.

“El crimen organizado nos utiliza como base para hacer llegar su droga al resto de Europa”, indicó Emilio Rodríguez, jefe del Grupo de Reacción Contra el Crimen Organizado de Galicia.

Con miles de kilómetros de playa, Rodríguez asegura que esta región autónoma es uno de los siete sitios del mundo, y el único de Europa, que está en la lupa de la CIA por su alto tráfico de drogas.

No solo los barcos intentan llegar a diario a los puertos gallegos en España con toneladas de cocaína, los vuelos ilegales de avionetas piloteadas por expertos aterrizan en pistas clandestinas con grandes cantidades de cocaína para abastecer a España, uno de los mayores consumidores de Europa.

A España llega la marihuana procedente de Marruecos, la cocaína colombiana y las drogas sintéticas de Holanda, que ahora parecen querer insertarse en el corazón de España.

La CIA tiene los ojos puestos en Galicia y el inspector Rodríguez en los invisibles narcotraficantes latinos, gallegos, y ahora de Europa del este, que cada vez llegan a su región para proyectar sus negocios ilícitos a toda Europa.