Mañana habrá elecciones en Honduras y el presidente de facto, Roberto Micheletti, logró permanecer en el poder contra viento y marea… En cambio el presidente venezolano, Hugo Chávez, que anunció que usaría todos los medios para derrocarlo, se quedó con las ganas y con “Goriletti”, como lo llamó, en el puesto.

Cinco meses después del golpe de Estado que terminó con la destitución del presidente Manuel Zelaya y a un día de las elecciones que determinaran el futuro político del país… en Honduras ya se habla de un único perdedor…  el presidente de Venezuela Hugo Chávez…

Aunque ni Chávez, ni el presidente interino Roberto Micheletti son candidatos a las elecciones, los dos han protagonizado una intensa lucha, que según los analistas políticos deja mal parado al presidente venezolano, porque se queda sin uno de los protagonistas de su estrategia de imponer el movimiento bolivariano en América Latina…

Por su parte Micheletti, soporto el aislamiento político y económico… y las sanciones de los organismos internacionales que incluyo la expulsión de la OEA… ahora lo dan como ganador, porque no solo continúa manejando la situación y los tiempos de las decisiones que se toman en Honduras, también ha logrado que varios países, entre ellos Estados Unidos, aseguren que van a reconocer el gobierno que sea elegido mañana…

Zelaya continúa aislado, refugiado en la embajada de brasil, sin ninguna posibilidad y cada vez con menos seguidores y menos protagonismo…

Mañana los hondureños eligen a su próximo presidente y sin importar quien reemplace a Zelaya, ya hay en el país un Micheletti fortalecido por el apoyo de las fuerzas militares y por los empresarios… y un desprestigiado Hugo Chávez, que según los analistas se quedo peleando solo…