Hasta el año 2018 podría quedarse Rafael Correa en la presidencia de Ecuador… eso es parte de la Constitución que concentra aún más el poder y que fue aprobada hoy por referendo en Ecuador.

El presidente Correa, además,  tiene poderes adicionales para manejar la economía y, si lo desea, disolver el Congreso en los próximos tres años.