El director del Gaula de la Policía, general Fernando Murillo, confirmó que fue un secuestro extorsivo perpetrado por la delincuencia común, el plagio del empresario Rodolfo Acosta, el pasado 31 de agosto.

Se investiga si allegados al empresario habrían entregado la información precisa para que la banda de antisociales lo abordara en su vehículo blindado, simulando un retén de la Policía, para luego exigir 5 millones de dólares por su liberación.

“Hoy nos determina cinco capturas, creemos que son de 8 a 10 individuos los responsables de este hecho. Tenemos especialmente el cabecilla, el que planeó este hecho. Esta banda es de delincuencia común organizada, se hacen llamar los socios”, explicó el general Murillo.

Según afirmó, el cabecilla de la banda hizo el seguimiento a Acosta y alertó a sus cómplices que en el norte de Barranquilla instalaron el retén de la Policía.

El director antisecuestro de la Policía Nacional negó que se haya tratado de un autosecuestro como se especuló, o una retención cobrándole un dinero.

“Dentro de la investigación que realizamos nosotros no encontramos ningún pago, entendemos que 29 horas de cautiverio  es un tiempo muy corto. Hay que revisar la primera declaración que hace el señor Rodolfo en donde él explica que los mismos secuestradores tuvieron que darle para el taxi porque estaba sin un peso. Lo que hemos entendido durante toda la investigación es que acá no hubo pagos”, agregó.

En los cuatro allanamientos en los que se produjeron las cinco capturas se incautaron 17 teléfonos celulares y 25 tarjetas sim.