La decisión fue comunicada por el Comité Olímpico Nacional debido al conflicto que vive esta república independiente con Rusia.

Al retornar de Beijing, los deportistas se unirán al ejército obedeciendo órdenes presidenciales después de un día de combates por la provincia separatista de Osetia del Sur, y un número aproximado de 1500 muertos.

Los atletas de ese país han decidido expresar su protesta pero conforme con las normas olímpicas, esto está prohibido y la consecuencia es la descalificación, entonces abandonardon las justas olímpicas.