Al día siguiente del triunfo de Nacional en la liga de fútbol, el director del hospital general de Medellín no estaba disponible. Aunque en su trabajo dijo que estaba incapacitado los vecinos de un bar de Girardota lo vieron salir de un bar en las andas de sus escoltas.

Él pidió la excusa un día después de empezar a disfrutarla, pero la policía dejó registros de su parranda pues en ella perdió los papeles y aún espera recuperarlos con el pago de una recompensa.