En un documento de cuatro páginas conocido por CM&, el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, responde al interrogante sobre los posibles efectos cancerígenos del glifosato, de acuerdo con las advertencias de la Agencia Internacional de Lucha Contra el Cáncer. 

Uribe comienza su respuesta recordando que en 2015 el Ministerio de Salud, y en atención al principio de precaución relacionado con la clasificación del herbicida glifosato como un producto de categoría 2a, probablemente carcinógeno para humanos, recomendó cancelar su uso.

No obstante, agrega que es «importante recordar, ante la aplicabilidad del concepto en caso de fumigación con drones, que el Ministerio de Salud y Protección Social ha considerado que el programa actual de aspersión terrestre con glifosato, era viable teniendo en cuenta que las condiciones de uso del plaguicida en cuestión y el proceso de aplicación, tienen características similares a las que contempla el uso comercial agrícola para el control de plagas».

El ministro de Salud también le respondió a la Comisión Segunda del Senado, que realizará un debate sobre el tema, que su Ministerio está acompañando el programa piloto de aspersión aérea con drones en las pruebas desarrolladas en cultivos ilícitos experimentales.