En alerta roja por la contingencia de Hidroituango y con la totalidad de sus casas desocupadas, sigue el corregimiento Puerto Valdivia, norte antioqueño. Una creciente súbita del río Cauca a principios de mayo dejó 600 personas evacuadas, 59 casas afectadas, el colegio con graves daños y tres puentes destruidos. El gobernador Luis Pérez anunció que trasladará el corregimiento que habitaban unas 400 familias.

«La idea es conseguir una tierra de 80, 100 hectáreas llevar esas 400 viviendas, hacerles una infraestructura y entregarles un territorio común para que también hagan sus cultivos», aseguró el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.

La finalidad es que las riberas del río Cauca, en este sitio, no vuelvan a ser pobladas y así evitar todo riesgo.

«La idea es que ninguna de las casas que están al borde del río permanezcan, porque en su momento fueron invasiones y la gente fue construyendo durante mucho tiempo, y la idea es que quede de raíz solucionada esta problemática», indicó, Victoria Eugenia Ramírez, secretaria de gobierno de Antioquia.

Hay tres lotes en el municipio de Valdivia, lejos del río Cauca, donde puede ubicarse el nuevo corregimiento.

«Vamos a escoger de los tres lotes uno y la idea es hacer un barrio o un corregimiento donde las casas individualmente tengan un lote más grande para que ellos en el futuro se extienden», explicó el gobernador.  

El retraslado de Puerto Valdivia se financiará con los subsidios de EPM, recursos de la Gobernación de Antioquia y el apoyo del Gobierno Nacional, reveló el gobernador de Antioquia.