El Decreto 417 de 2020 suspendió, de manera temporal por treinta días contados desde el 23 de marzo, el desembarque con fines de ingreso o conexión en territorio colombiano, de pasajeros procedentes del exterior, por vía aérea, por lo cual muchos colombianos que se encontraban en el exterior se vieron afectados.

«La ministra Claudia Blum ha instruido a los embajadores y cónsules de los países en donde se han reportado estos casos, para que se identifique a los connacionales que tienen residencia fija en Colombia y se encontraban temporalmente de viaje (por turismo o negocios) y se encuentran en necesidad comprobada de asistencia, con el fin de que les sea suministrada orientación y acompañamiento para acceder a los servicios que ofrecen autoridades, instituciones y comunidades locales», asegura un comunicado.

Cabe recordar que en la situación generada por la propagación del COVID-19, el Gobierno consideró necesario no autorizar, por el momento, salvo en circunstancias muy excepcionales el ingreso al territorio nacional de ningún pasajero proveniente del exterior.