El presidente Uribe ordenó que un oficial en cada una de las guarniciones militares este facultado para recibir cualquier queja sobre posibles violaciones del derecho humanitario cometido por la fuerza pública.

Estos oficiales deberán rendir cuentas al país semanalmente a través de videoconferencias emitidas por la televisión nacional.

El mandatario dijo que la Procuraduría General seguirá este proceso así como se informará y se pedirá la supervisión de la ONU y la Fiscalía General de la nación.

La medida es el resultado de la destitución de 27 miembros de las fuerzas armadas implicados en ejecuciones extrajudiciales de civiles, y que se presentaron como bajas guerrilleras, motivo por el cual renunció el 3 de Noviembre el comandante del ejército, Mario Montoya

El anuncio fue hecho en el marco de la conmemoración de los 89 años de la Fuerza Aérea Colombiana  en la Base Militar de Catam en Bogotá.