El Gobierno busca volver a certificar su laboratorio contra el dopaje con el objetivo de convertirlo en un centro de investigación que permita educar a los entrenadores y deportistas sobre los temas relacionados con la lucha contra las sustancias prohibidas.

Así lo afirmó este miércoles el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, quien aseguró en una rueda de prensa que «la decisión de tener un laboratorio antidopaje es completamente voluntaria».

El laboratorio de control al dopaje de Coldeportes, ahora convertido en Ministerio del Deporte, registró en 2016 «dos falsos negativos» en las «muestras dobles ciegas» enviadas por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) para garantizar la calidad de los 32 laboratorios antidopaje a nivel mundial, por lo que el 20 de febrero de 2017 fue notificado de la suspensión provisional.

La WADA también cuestionó entonces la «independencia operativa» del laboratorio al ser parte de una institución deportiva.

Es por ello que Lucena explicó que el Gobierno firmó un convenio con la Universidad Nacional para que custodie el laboratorio con los recursos que le entregue el Ministerio del Deporte.

El funcionario también señaló que esa cartera cuenta con «una reserva presupuestal de dos millones de dólares para recertificación de ese laboratorio y en ese proceso estamos».

El objetivo de convertir el laboratorio en un centro de investigación es combatir la «cultura del dopaje», que existe en el deporte aficionado y en el profesional.

Publicidad

Señaló que con esa cultura «muchos entrenadores y muchas familias ven la manera de que su hijo alcance éxito para ellos salir de su propia situación económica y volveríamos a la frase de que el fin justifica los medios».

«Ahí es donde hay que hacer una política educativa frontal pero hay que vincular desde muy temprana edad a los niños, a sus docentes y a las familias», apostilló.

Con él coincidió el presidente del Comité Olímpico Colombiano (COC), Baltazar Medina, quien explicó que antes el Gobierno no lo consideraba reabrir porque si lo hacía era más costoso hacerlo en el país que pagar «las muestras en un laboratorio extranjero».

«Si esa es la razón de ser la existencia de ser de un laboratorio de control al dopaje tienen toda la razón, pero el ministro lo acaba de ratificar y lo que sigue la investigación, la educación, todos los temas paralelos al control al dopaje, el país no puede renunciar a ese logro tan importante que fue el de haber establecido nuestro laboratorio», añadió.