Cada vez se sabe menos de lo que está pasando en el Tíbet. El gobierno chino está impidiendo el acceso de la prensa internacional y, de esa manera, el mundo no se entera de lo que allá está pasando. El gobierno chino admitió que ha disparado contra los manifestantes tibetanos que piden la independencia del milenario país.

Por primera vez desde que iniciaron los enfrentamientos entre la policía de Pekín y los manifestantes del Tíbet, el gobierno chino reconoció que estaba utilizando armas de fuego para controlar a las protestas.  

La información sobre la situación en el Tíbet es cada vez menor, las agencias de noticias internacionales fueron vetadas y muchos periodistas expulsados de la región para impedir la publicación de lo que esta sucediendo.  

En una nueva rueda de prensa el Dalai lama, líder espiritual Tibetano, expresó su preocupación por las victimas que han causado los enfrentamientos y manifestó también su disposición a reunirse con el presidente chino Hu Jintao, si cesa la violencia.