Durante años, el gobierno le dijo a los colombianos que el precio de la gasolina subía porque estaban subiendo los precios internacionales… Pero ahora que en todo el mundo está bajando, en Colombia se quedó igual por una nueva teoría.

El Gobierno tiene un buen argumento: la volatilidad de los precios internacionales… Pero algunos expertos no están convencidos… y casi ningún consumidor.

Según el gobierno, congelar los precios de la gasolina es una medida para blindarse de la volatilidad de los precios del petróleo y, de paso, ahorrar los 1.600 pesos que quedarán de la venta de cada galón. Éstos irán a parar al Fondo de Estabilización.

¨Cuando los precios de los combustibles internacionales sean superiores a los nacionales, el fondo libera dineros para estabilizar el precio. Cuando los precios internacionales sean inferiores a los que estamos cobrando en Colombia, el fondo se alimenta¨.

Los consumidores no sienten en su bolsillo el beneficio de esa estabilidad.

¨Cuando sube ahí si están prestos para subirle, pero cuando baja ahí sí se hacen los desentendidos¨.

¨Ya a uno le queda muy difícil para trabajar, ya le queda muy poquito de producido a los carros¨.

Por otra parte, no es claro cómo se garantizará que lo recaudado se utilice correctamente.

¨El miedo que tenemos los consumidores es que se engorde tanto que pase como con el fondo de estabilización y ahorro del petróleo, que deriven esos recursos al tesoro nacional y no sean para el beneficio de los consumidores¨.

Este ahorro forzado puede ser visto como un mecanismo soterrado del gobierno para financiar el presupuesto de 2009.

¨Va a restringir la capacidad adquisitiva de los hogares en un momento de desaceleración económica y aumento del desempleo¨.

Sólo si resultan ciertas las predicciones de una fuerte subida del precio del petróleo, se verá si valió la pena el mayor gasto de los consumidores.