Rafael Correa, presidente del Ecuador, al presentar sus condolencias a la familia del ecuatoriano Franklin Aisalia muerto en el ataque del primero de marzo por parte del ejército colombiano a un campamento guerrillero en ese país, aseguró que su país no caerá en la trampa del gobierno colombiano y que responderá de forma contundente al gobierno colombiano.

Correa recordó que si se encontraba un muerto ecuatoriano en el ataque colombiano en tierras ecuatorianas, las cosas con Colombia cambiarían “diametralmente”.

“Aquí estamos hablando de procedimientos ilegítimos, ilegales de la muerte de un compatriota en suelo ecuatoriano. Él tenía que ser juzgado, en caso de ser sospechoso de algo, de acuerdo a las leyes ecuatorianas.”, indicó el mandatario Correa.   Aunque la Canciller María Isabel Salvador había anunciado que el gobierno que ella representa quería arreglar las diferencias con Bogotá, pero el propio presidente rectificó

"Somos un país soberano y sabremos responder a la insolencia que siguen mostrando funcionarios del Gobierno colombiano, y mientras siga esa insolencia (…) no podemos reanudar relaciones con un Gobierno de esa naturaleza”,

Publicidad