Cuando arranque la próxima campaña electoral, a mediados de 2009, el gobierno habrá comenzado a entregar subsidios a un millón y medio de nuevas Familias en Acción.

La orden del presidente consiste en duplicar el número de subsidios para el programa familias en acción, lo que implica incrementar el presupuesto de acción social en un 92,8 por ciento de 1.8 billones de pesos a 3.5 billones. Para los analistas, esto pone en aprietos las finanzas del Estado.

“Presiona el gasto público hacia arriba que desangra las finanzas y presiona el dólar”

Para la oposición el programa no logra los resultados esperados, pues en lugar de ayudar a salir de la pobreza, la mantiene.

“Con tres millones de usuarios la gente no busca trabajo sino que se dienta a esperar un cheque del presidente”

El programa que se creó para atender a la población más pobre y a los desplazados, atiende cerca de millón y medio de personas. Pero la orden de duplicarlas para el 2009, “como sea”, según dijo el presidente,  levanta sospechas sobre sus verdaderas intenciones.

Publicidad

“Es parte de la macroeconomía del populismo que ha usado esos recursos para hacer favores y movimientos electoreros” “Levanta suspicacias de que se trata de la utilización del presupuesto nacional para la campaña de Uribe”

La campaña presidencial empieza a mediados del siguiente año, justo en el momento en que el presupuesto se empezará a ejecutar.