El choque entre el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca para incluir en el presupuesto 5000 millones de dólares para construir un muro fronterizo con México, tiene al Gobierno federal cada vez más cerca de un cierre parcial.

A pesar de que varios legisladores rechazan el pedido del presidente Trump, este último ha insistido en que un cierre parcial sería la mejor opción para lograr obtener dichos fondos. A su vez, el mandatario ha insistido en que la construcción sería beneficiosa para mejorar la economía del país.

“Es hora de ahorrar miles de millones de dólares al año y, al mismo tiempo, tener una mayor seguridad y control”, indicó el presidente.

Sin embargo, el mandatario republicano carece de los votos en el Congreso para obtener dicho presupuesto. Por su parte, si no se llega a un acuerdo, algunas partes del Gobierno federal dejarán de operar el viernes a medianoche, afectando a una cuarta parte de sus empleados.