En medio de los rumores sobre la posible localización de Ingrid Betancur en el Guaviare, el presidente Uribe fue a la capital de ese departamento a presidir su habitual Consejo Comunitario. Al comenzar revivió su propuesta de cercar los campamentos de las FARC que tengan secuestrados, para obligar a los secuestradores a negociar de manera pacífica su entrega.

El presidente re-editó su idea del cerco a secuestradores y secuestrados, no obstante advirtió que en ningún caso se trataría de ejecutar un rescate militar, sino de una ubicación humanitaria.

En pleno consejo comunal, el presidente Álvaro Uribe le ordenó nuevamente a la fuerza pública ubicar a los secuestrados, pero no para efectuar un rescate militar.

La localización según el presidente, permitiría la atención médica de urgencia que requieren los secuestros, además de presionar para que una comisión negocie con el grupo armado.

Desde el Guaviare, donde según algunas informaciones podría estar Ingrid Betancourt en grave estado de salud, el gobierno ofreció de nuevo millonarias recompensas por información sobre los secuestrados.

Uribe ofreció garantías de seguridad y bienestar a quienes suministren información, incluso la posibilidad de vivir fuera del país.

El gobierno aclaró que hay dos instancias facilitadoras para el acuerdo humanitario: los países amigos y la iglesia, y le pidió a los guaviarenses que acudan a ellas si tienen información sobre el paradero de los secuestrados.