Tras el reciente escándalo que ha sacudido a la Corte Suprema de Justicia, que involucra a dos de sus exmagistrados en el presunto cobro de dineros a cambio de favores judiciales, el ministro de Justicia, Enrique Gil Botero, afirmó: “recibí con profunda tristeza las recientes declaraciones que involucran a quienes ostentaron cargos en la Corte Suprema de justicia”.

Advirtió que desde el Gobierno “rechazamos tajantemente cualquier acto de corrupción en la Rama Judicial”.

Por lo que solicitó tanto a la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia y la Comisión de Acusaciones, celeridad en las investigaciones que adelantan por esos hechos.

“Las autoridades deben actuar con mayor celeridad y diligencia, se debe investigar con prontitud los hechos que ya son de conocimiento público y llegar hasta las últimas consecuencias si a ello hubiere lugar”, afirmó.

Quienes administran justicia deben ser personas sin tacha, que prueben sus cualidades de orden jurídico y sus virtudes

Agregó Botero.

Por esa razón reveló que el Gobierno viene trabajando en la elaboración de un proyecto de ley que “contempla de manera sutil” evitar fenómenos de corrupción.

En ese punto aclaró que el proyecto busca “cerrar todas estas formas que se puedan presentar como los regalos, las invitaciones, el pago a hoteles, todo eso queda prohibido porque todas esas formas aparentemente ingenuas o sutiles lo que buscan es degradar los resortes morales de los funcionarios, poner un blindaje total para evitar que se les trate de tentar o seducir de cualquier forma”.

PAOLA SANTOFIMIO CM&