Luego de que se conociera, en días pasados, el caso en el que la actriz colombiana, Eileen Moreno, fuera brutalmente golpeada por su pareja sentimental causándole graves heridas en su rostro, la vicepresidente, Marta Lucía Ramírez, rechazó de manera contundente estos ataques contra la mujer.

“Hoy tenemos que rechazar todos la violencia de la que ha sido objeto Eileen, qué mujer valiente, que dicha que ella denunció a su agresor, acá estamos muchos y muchas para defender a Eileen”, aseguró.

De igual manera, Ramírez se pronunció frente a las declaraciones del gobernador de Sucre, Édgar Martínez, contra la presidente de la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer, Ana María Castañeda, en la que sugiere que ella no tiene la capacidad de cuestionar su gestión, por haber participado en un reinado de belleza. “No puede haber un sólo funcionario público que se sienta autorizado, a estas alturas de la vida, para descalificar a la mujer”, aseguró.

También manifestó que “Castañeda tiene todo el respaldo de nosotras y desde la Vicepresidencia estoy trabajando con un grupo de profesionales, hombres y mujeres, para lograr que Colombia tenga una verdadera política de igualdad de género”.

Marta Lucía invitó a todos los colombianos a reaccionar contra el maltrato sin ninguna contemplación: “Somos 50 millones de ciudadanos que debemos reaccionar siempre contundentemente cuando haya violencia contra la mujer, los niños, los ancianos, líderes sociales y defensores de derechos humanos, no más violencia de ninguna naturaleza contra ningún colombiano”.

Recordó que el trabajo por la igualdad de género es uno de los retos que asumió como vicepresidente de la República y por este motivo “no puede haber una sola mujer en Colombia que siga siendo objeto de la violencia, de las agresiones de cualquier naturaleza, de la violencia física, económica, psicológica, sexual y que  esta sociedad siga callada; no puede haber mujeres víctimas que se sientan solas y desamparadas; no puede haber mujeres que sufran agresiones y que las instituciones del Estado mantengan una actitud condescendiente con los violadores, agresores y violentos”.