A puerta cerrada la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, los presidentes de las altas cortes, el fiscal, Néstor Humberto Martínez y el representante de los funcionarios de la Rama Judicial, Luis Fernando Otalvaro, han sostenido varios encuentros para lograr finiquitar puntos en claves para presentar la reforma a la justicia.

Se han abordado temas importantes como la modificación o restructuración del Consejo Superior de la Judicatura, el tiempo de periodo que debe tener un magistrado, requisitos para llegar a ser magistrados, mejorar la tecnología para mayor eficiencia y efectividad en el desarrollo de los procesos en los despachos judiciales.

Uno de los puntos en los que no se ha logrado acuerdo es el tiempo de periodo de los magistrados, se conoció que la propuesta del gobierno es mantener los ocho años, sin embargo, desde la Rama Judicial proponen que sea un período de 12 años, y que se alargue el tiempo de la presidencia de los magistrados de las altas cortes, es decir, que no sea de un año  sino máximo dos.

La razón de esa petición es, según fuentes de la Rama Judicial que se debe realizar un trabajo continuo que permita el fortalecimiento de la corporación judicial.

Desde Pasto, y en medio del encuentro que adelanta el Consejo de Estado, el presidente Iván Duque, se refirió a los cambios que en principio se han acordado.

Indicó que es verdad que «había manzanas podridas, pero la reforma no trata casos particulares, se quiere es abrir diálogo pensando en la justicia como un servicio público cercano al ciudadano».

Aseguró que se han tocado puntos importantes como el «fortalecimiento de las primeras y segundas instancias para mejorar acceso y eficacia de justicia, problemas presupuestales, revisión de facultades electorales para que las Altas Cortes queden con unas y se les eliminen otras».

Publicidad

Se planteó también la «facultad para que las cortes puedan suspender magistrados que incurran en actos irregulares, que se cuente con mínimo 20 años de experiencia para ser magistrado, haber hecho cinco años en la Rama como juez o como magistrado de Tribunal, que para el proceso de selección de magistrados haya audiencias públicas para que la ciudadanía vea a quienes deben administrar justicia».

Otro punto es que decidir «quién elige los magistrados de la Comisión de Disciplina Judicial, que los jueces penales puedan tener fuero para garantizar independencia de sus actuaciones, el debate sobre la tutela ya que es una herramienta para que los derechos se protejan de manera rápida. En ese aspecto se abrió camino para establecer tutelas cuando se trata contra sentencias judiciales».

Igualmente se «planteó que las cortes se pronuncien con sentencias firmadas por todos los magistrados y los salvamentos de votos» al indicar que «los comunicados a veces no despejan todas las dudas».

Reiteró que no se trata de la reforma del poder ejecutivo, «es una reforma construida por todos».

«De parte mía hay un presidente amigo que quiere trabajar de la mano de la Rama. Tenemos problemas presupuestales, prefiero ruborizarme pero decirle a la ciudadanía lo que se puede y lo que no se puede», añadió.