El ministro Fabio Valencia Cossio argumentó que con la revisión de la directiva 029 de 2005, el gobierno lo que pretende es estimular los buenos resultados de las Fuerzas Militares.

Valencia Cossio no descartó que algunos integrantes de las Fuerzas Armadas cometieran actos ilegales creyendo que con eso podían obtener dádivas o recompensas.

Con respecto a la posibilidad que la Corte Penal Internacional investigue los "Falsos Positivos" cometidos por integrantes del Ejército, el ministro del Interior negó esa posibilidad porque “esas conductas ilícitas no constituyen una práctica ordinaria y generalizada y porque además la justicia colombiana está operando de manera eficiente.”  

 Por su parte el presidente Álvaro Uribe aclaró que las directivas establecidas por el gobierno prohíben la entrega de  recompensas a los miembros de la Fuerza Pública, y que solo se le entregan únicamente a los civiles que den información a la Fuerza Pública que permita capturar a los ilegales.