El Gobierno de Venezuela reconoció la devastación de la economía al revelar que la inflación llegó a 130.060 % en 2018 y que el PIB se redujo a la mitad desde 2013, rompiendo un silencio estadístico de tres años.

El dato del aumento del costo de vida está sin embargo muy por debajo de las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que lo calculó en 1.370.000 % solo el año pasado y que para 2019 proyecta una inflación de 10.000.000% en el país petrolero.

Según las primeras cifras macroeconómicas que divulga el Banco Central de Venezuela (BCV) desde inicios de 2016, la inflación llegó a 274,4 % ese año, a 862,6% en 2017 y a 130.060,2 % en 2018.

El Producto Interno Bruto, en tanto, se contrajo 47,6 % entre 2013 y 2018, de acuerdo con los números del BCV, de línea oficialista. La variación está calculada hasta el tercer trimestre de 2018.

La caída del PIB fue de 18,6 % en 2017 y 19,2 % hasta el tercer trimestre del año pasado.

La grave crisis ha forzado a más de tres millones de venezolanos a emigrar desde 2015, según Naciones Unidas, en medio de recrudecidas tensiones políticas por la pugna de poder entre el presidente socialista Nicolás Maduro y el líder opositor Juan Guaidó.

El mandatario vincula el colapso con sanciones financieras de Estados Unidos contra Venezuela y su estatal petrolera PDVSA.

Publicidad

Las medidas se han recrudecido desde comienzos de este año con el apoyo de Washington a Guaidó, jefe del Parlamento reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países, después de que la mayoría opositora del Legislativo declarara «usurpador» a Maduro al desconocer su reelección.