Francisco Suescum, el retirado embajador Ecuatoriano en Colombia, acusó hoy a las fuerzas militares colombianas, de secuestrar y asesinar ciudadanos ecuatorianos y presentarlos como guerrilleros.

Su declaración tiene lugar después de que esta semana haya sido abatido por el ejército en Puerto Asís, un Ecuatoriano que según la ONG Aldhu, es un líder indígena que habría cruzado la frontera para visitar un predio.

El ejército asegura que el ecuatoriano identificado como Antonio Chingay Jiménez, murió en combate junto con otros 6 supuestos guerrilleros. Según el general la esposa de Chingay reclamó el cuerpo y lo llevó hacia lago agrio. mientras tanto los familiares de franklin Aisalía, llegarán a Colombia este lunes para indagar si el cadáver trasladado a Bogotá, junto con Raúl Reyes, es el de su hijo.

La familia viajará con un fiscal que los acompañará en la diligencia. Asisalía es un cerrajero de 38 años que desapareció el 27 de febrero, 3 días antes de la operación militar. El gobierno ecuatoriano, molesto por la demora en la identificación de quién se creía era Julián Conrado, pidió la colaboración de las autoridades colombianas.

En ecuador se habla del robo de un cadáver, y de la posibilidad de interponer una demanda internacional por daños y perjuicios, de comprobarse que el cuerpo que aun está en medicina legal es de un civil ecuatoriano.