En el mismo lugar que contaminó hace diez años con un derrame marino de aceite de palma y en el que se denunció que había comenzado una construcción sin licencia, el grupo Daabon recibió una licencia de la Anla para establecer un puerto de graneles líquidos.