El Grupo de Lima condenó, este lunes, las «acciones deliberadas del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro que, sin considerar el sufrimiento de la población», impidió el ingreso de ayuda humanitaria el pasado sábado a ese país.

Por medio de un comunicado, enfatizó en que unas nuevas elecciones democráticas «exigen la salida inmediata de Nicolás Maduro y el cese de la usurpación, respetando la autoridad constitucional de la Asamblea Nacional y al presidente encargado, Juan Guaidó».

El organismo también le pidió a la Corte Penal Internacional (CPI) que «tome en consideración» la «grave situación de Venezuela y la denegación del acceso a la asistencia humanitaria, que constituye un crimen de lesa humanidad».

En ese sentido, denunció «ante la comunidad internacional al régimen ilegítimo de Maduro por estar sometiendo intencionalmente a los venezolanos y a la población más vulnerable a una sistemática privación de alimentos y medicinas y de acceso de servicios básicos para asegurar su permanencia en el poder».

Por último, el organismo reafirmó el derecho de todos los venezolanos a vivir en democracia y libertad, y expresó «su respaldo a la celebración de elecciones libres y justas».

El Grupo de Lima se reunió en Bogotá, con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, para estrechar el «cerco diplomático» a Nicolás Maduro después de los actos violentos al intentar pasar la ayuda a Venezuela.