Luego de que se conociera el enjuiciamiento que hay en su contra aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, aseguró que es una intimidación que no lo detendrá.

«No va a ser la violencia, la intimidación la que nos detenga», dijo el líder opositor una hora después de que la ANC aprobara un exhorto del Tribunal Supremo de Justicia que pidió quitarle la inmunidad parlamentaria.

El decreto constituyente aprobado por la unanimidad del foro chavista establece «autorizar la continuación del enjuiciamiento» de Guaidó sin hacer mención formalmente el término inmunidad que, según la constitución vigente, solo puede ser levantada con autorización del Parlamento.

El líder opositor dijo que la ANC, un ente no reconocido por numerosos países, «no existe» y que sus argumentos de hoy fueron «ridículizables» pero, matizó, eso no elimina la posibilidad de que lo encarcelen.

«No es poca cosa ni estoy minimizando la atrocidad que están haciendo (…) no estoy minimizando el riesgo de hacer política (…) es muy serio lo que está pasando en Venezuela», sostuvo.

Advirtió al Gobierno que encarcelarle tendrá consecuencias y un costo político dentro y fuera de Venezuela pues, recordó, es reconocido como gobernante interino por más de 50 países.

«Tendrán que responder a esos países del mundo al dar un golpe de estado», prosiguió.