El profesor Moncayo recibió un correo electrónico intimidante, supuestamente remitido por las Águilas Negras, el nuevo nombre de los grupos paramilitares.