Los familiares de Héctor Fabián Hernández creían que él estaba camino a la casa de su familia en Algeciras, Huila, cuando se enteraron que había sido linchado por una turba en Ecuador. Su cuerpo y el de los muertos en el campamento de Reyes, serán repatriados. De estas gestiones se encargó el defensor del pueblo, Volmar Pérez, quien viajará a Ecuador para pedirle de paso a las autoridades que protejan a los colombianos de eventuales brotes de xenofobia.

 

La última persona que habló con Héctor Fabián Hernández Quimbaya, uno de los dos colombianos quemados vivos a manos de los habitantes de Manabí en Ecuador, fue su hermana Sharo quien vivía con él en Puerto Asís – Putumayo.

Debía llegar a Algeciras en el Huila donde lo esperaba su mamá, pero

 Héctor cambió de rumbo y fue a parar a Manabí en el Ecuador, algo que todavía no entiende su hermana.

Lo que sí cree Sharo es que la forma tan violenta en que murió  su hermano se debe a los conflictos diplomáticos entre los gobiernos de Colombia y Ecuador.

Según  el defensor de pueblo lo importante es que estos hechos no lleguen a desencadenar en actos de xenofobia en el vecino país. 

 

A la familia Hernández solo le queda esperar la ayuda del gobierno para que sea repatriado el cuerpo de Héctor Fabián.