Una familia australiana encontró la que sería la nota embotellada más antigua de la cual se tiene registro. El mensaje fue arrojado el 12 de junio de 1886 desde un barco alemán.

Cuando Tonya Illman y su familia caminaban por la isla Wedge, en Australia, divisaron una botella de ginebra holandesa del siglo XIX que atesoraba en su interior un papel enrollado y sujeto con una cinta enlazada.

Tras una ardua investigación, el Museo de Australia Occidental y el arqueólogo marítimo Ross Anderson determinaron que este es el mensaje arrojado al mar en una botella más antiguo de la historia.

La nota, escrita en alemán, fue arrojada el 12 de junio de 1886, hace casi 132 años, desde el barco Paula, que pertenecía a Alemania como parte de un experimento para entender las corrientes oceánicas.

En la hoja, el capitán de la nave registraba la fecha, coordenadas del barco y los detalles de su ruta, y en el reverso se pedía la devolución de la nota al Observatorio Naval Alemán.