Camino a la ciudad del Vaticano, el sumo pontífice hizo un balance sobre su visita a Colombia, aseguró que es un país que atraviesa por un momento de reconciliación y perdón para tratar de sanar las heridas que la guerra ha causado durante tantos años.

“Yo pensaban que eran más, calculaba por los 60 pero me dijeron que 54 años de guerrilla y ahí se acumula mucho odio, mucho rencor, mucha alma enferma” dijo el Papa Francisco

El líder religioso destacó los esfuerzos que realiza Colombia para sacar adelante otro proceso de paz, en esta ocasión con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, ELN.  

“Hay pasos que nos dan esperanzas en la negociación, el último, el cese al fuego con el ELN lo agradezco mucho. Pero hay algo más que yo percibí, las ganas de ir adelante con este proceso que va más allá de las negociaciones, es un deseo espontáneo y ahí está la fuerza del pueblo” afirmó el Sumo Pontífice.

Pero no solo la guerra ha afectado a los colombianos, la corrupción ha impedido el progreso del país. Y frente a esto, el papa no tiene una solución concreta, pues aseguró que el corrupto olvida cómo pedir perdón.

“Esto es un problema grande. Es un estado de insensibilidad ante los valores, ante la destrucción, a la explotación de las personas. No es capaz de pedir perdón. Es muy difícil ayudar a un corrupto, pero yo puedo hacerlo y rezo por él” indicó el papa.

El Sumo Pontífice aseguró que le conmovió la nobleza del pueblo colombiano, la alegría y la ternura de la juventud que están dispuestos a construir un mejor país.

Conocía a la Colombia profunda, la Colombia que se ve en las calles. Y agradezco el testimonio de alegría, de esperanza y de paciencia en el sufrimiento de este pueblo que me ha ayudado tanto

Papa Francisco

El Papa Francisco también habló sobre Venezuela, y pidió a las Naciones Unidas atender la crisis humanitaria que vive el vecino país.  Al presidente Donald Trump le solicitó reconsidere su decisión de eliminar el programa federal que protege de la deportación a 800 mil jóvenes indocumentados. 

Leidy Bonilla – CM&