Todos hemos visto los airados reclamos del presidente de Ecuador, Rafael Correa, por la muerte de un ecuatoriano que cayó vestido de camuflado al lado de Raúl Reyes… Pero en el Putumayo no se explican por qué el gobierno de Ecuador pide tantas explicaciones y no ofrece algunas por la muerte de seis colombianos que cayeron por balas del ejército de ese país hace siete años.

Noticias Uno habló en el Putumayo con los familiares de las víctimas de esa incursión ecuatoriana… Ellos dicen que el gobierno de Colombia no ha reclamado con suficiente energía por el asesinato de los suyos.

Él se llama Luis Albeiro Duque, vive en San Miguel Putumayo en la frontera con Ecuador y el disparo del que habla fue el saldo mas barato de unos hechos en los que solo el sobrevivió.

Sucedió en este rió, el San Miguel hace siete años, cuando un grupo de trabajadores colombianos fue atacado por helicópteros del ejercito ecuatoriano.

De la noticia poco se supo.

Pero el recuerdo de la tragedia aun ronda a San Miguel a los hijos, a las viudas y a las madres de los muertos

Su hijo era Danni Honorio Bastidas uno de los 6 asesinados que como consta el protocolo de necropsia de la época, murió por un proyectil de arma de fuego.

Desde entonces ha habido cartas, comunicaciones, y hasta una nota de protestas de la chancillería colombiana que mas parece un símbolo a la impunidad.

Por eso hoy 7 años después, ninguno de ellos se explica por que el gobierno colombiano no se ha adueñado del problema y el ecuatoriano ni siquiera ha respondido con una indemnización.

Y antes de cobrar con tanta vehemencia el cadáver de uno de sus ciudadanos abatido en un campamento guerrillero, no se ha puesto al día con la deuda de más de 6 colombianos asesinados sin explicación.