Francisco Uribe Noguera, el hermano del confeso asesino de Yuliana Samboní, le concedió una entrevista a la revista Semana, en la que alega contra los cargos de alteración de la escena del crimen que se le ha endilgado desde el principio.

Asegura que ni él ni su hermana vieron el cadáver de la niña, que no estuvieron con él más de una hora y que hacia el futuro quisiera apoyar a su familia a procesar el duelo.