La denuncia proviene de la confesión que habría hecho Rodolfo Enrique Guevara Castillo, alias “101”, segundo comandante del bloque norte de las AUC. El paramilitar declaro bajo juramento y acompañado de vídeos que el gerente del hospital, Ángel Maya Daza, estaba al servicio de los paramilitares como “miembro permanente” y que respondía al alias de “kiri” o “dr. pistolas” Dice Guevara en su declaración que el hermano del Procurador ayudaba a transportar tropas paramilitares usando un uniforme de teniente y que autorizó el uso de las ambulancias para transportar armamento, pertrechos, y hombres armados de las AUC. Ángel Maya Daza fue designado director del hospital por el exgobernador del Cesar Hernando Molina Araujo, hijastro del Procurador y hoy en día preso dentro del proceso por la parapolítica. Noticias Uno intentó hablar con el Procurador General de la Nación, quien a través de un vocero, reafirmó su declaración al Nuevo Herald en la que señala que son sus familiares y no él, quienes deben responder por sus acciones. Tampoco fue posible ubicar en Valledupar a Ángel Maya ni a Hernán Maya Daza, otro hermano del procurador comprometido también en la declaración de Guevara y quien se desempeña como fiscal delegado del Tribunal Superior de Valledupar.