Solo cuando se recupere la casa de máquinas de Hidroituango se podría hacer el cronograma a seguir del proyecto que aportará 2.400 megavatios al sistema interconectado, el 16 por ciento de la energía que requiere el país.

«Todavía no se sabe con precisión cuándo estará lista, limpia y diagnosticada ciento por ciento la casa de máquinas. Todavía no se ha llegado allá después de seis meses que dijeron que iba a demorar», sostuvo Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia.

El costo inicial del proyecto fue de 9.7 billones de pesos; con la contingencia, esa suma sube cada día.

Gustavo Jiménez Arango, gerente general de la sociedad Hidroituango indicó que «por las circunstancias de la contingencia va a tener unos sobrecostos que los debe asumir el contratista que pueden ser unos 2.5 billones de pesos más o menos».

Por su parte, el gobernador dijo que «entre el cálculo que tiene el gerente de Hidroituango S. A. S. y el costo que tiene el gerente de Empresas Públicas de Medellín hay una diferencia de casi 5,6 billones de pesos».

El retraso en la entrega sería alrededor de tres años. «Hay tres hitos incumplidos que son: uno del primero de julio del año anterior con respecto al llenado del embalse y cierre de compuertas. Otro del 28 de noviembre por la prendida de la máquina número uno y ahora la semana anterior de la máquina número cuatro para completar la primera etapa».

Con un aporte de 300 megavatios, se espera que para finales del 2021 entre la primera de las ocho máquinas que tendrá Hidroituango.