Pelé, una de las mayores leyendas del fútbol mundial sufre de «cierta depresión» y «no quiere salir» de su casa debido a sus dificultades para caminar, afirmó su hijo Edinho a la prensa brasileña.

«Está bastante frágil en relación a su movilidad. Se hizo un trasplante de cadera y no hizo una rehabilitación adecuada, ideal. Entonces, está con ese problema de movilidad, que termina acarreando una cierta depresión», afirmó Edson ‘Edinho’ Cholbi do Nascimento en una entrevista con el sitio GloboEsporte.

El triple campeón del mundo (1958, 1962, 1970), de 79 años, utiliza un caminador para movilizarse y por eso «siente vergüenza, no quiere salir, exponerse, estar en la calle, no quiere hacer prácticamente nada que implique salir de casa. Está muy retraído, recluido», añadió.

En los últimos años Pelé ha ingresado varias veces al hospital debido a problemas de salud y ha llegado a mostrarse en público en silla de ruedas.

«Imagina, es el Rey, siempre fue una figura tan imponente y hoy ya no puede caminar normalmente», prosiguió el hijo del legendario futbolista.

Edinho, de 49 años, fue arquero del Santos y estuvo preso tras ser condenado por tráfico de drogas y lavado de dinero.