Un joven hincha del América fue asesinado por seguidores de Santafé cuando trataba de llegar a Cali para ver el clásico rojo.

El asesinato del joven se suma al largo historial de violencia de las llamadas barras bravas. El joven fue bajado de un bus y muerto a la vera de la carretera, mientras el conductor esperaba a los asesinos.

Andrés David Pérez Potes, sería el nombre del joven asesinado en la vía que comunica a Bogotá con Girardot, por parte de varios seguidores del equipo de fútbol Independiente Santa fe.

El hecho ocurrió hacia las tres de la madrugada en este sitio, ubicado 600 metros después  del peaje, en sentido Bogotá – Girardot, hasta donde corrió el joven buscando huir de los hinchas de Santa Fe que lo perseguían.

“De ese bus de turismo se bajaron unos hinchas del Santa Fe y ahí fue cuando fueron correteados por estos vándalos y en una mata de monte lo terminaron a golpes y con varias puñaladas.”

Otros vehículos que pasaban por la zona a esa hora de la madrugada dieron aviso a la Policía de Carreteras y a la ambulancia del peaje que llegó al sitio a prestarle los primeros auxilios al joven. Cuando los paramédicos intentaron asistir al hincha lo encontraron prácticamente sin signos vitales.

Entre tanto la Policía de Carreteras detuvo el bus con los 42 ocupantes entre los que se encontrarían los presuntos asesinos de Pérez Potes.

“Hay cuatro con serios indicios de judicialización”.

Las dudas que tienen las autoridades son: sí el joven muerto iba acompañado, porque aún no aparecen sus amigos. Sí  el atacado y sus amigos habían agredido antes, a este seguidor de Santa Fé y su hermano y la responsabilidad del conductor del bus para frenar, esperar a que asesinaran a un hombre y seguir su ruta expresa hacía la ciudad de Cali.