Un padre que se disponía a enterrar a su hija, nacida muerta, encontró por casualidad a una recién nacida enterrada viva, informaron fuentes policiales y médicas indias.

La bebé fue encontrada el pasado jueves por un comerciante en la región de Uttar Pradesh, al norte de India. El hombre excavaba una tumba para su hija cuando la pala que estaba usando chocó con un recipiente de tierra enterrado.

“Cuando vio que dentro había un bebé, la socorrió de inmediato”, declararon fuentes de la policía local.

“Durante unos segundos pensé que era mi hija que había vuelto a la vida. Pero luego me di cuenta de que el llanto venía del recipiente de tierra enterrado”, explicó el hombre.

“La condición de la niña ha mejorado mucho”, explicó Shailesh Kumar Pandey, superintendente de Policía de la ciudad de Bareilly.

Las autoridades han iniciado una investigación para hallar a los padres de la bebé, cuya identidad se desconoce por el momento.

Por el momento se desconoce cómo y por qué la niña fue enterrada al poco de nacer, aunque en la India está extendida la práctica de los abortos selectivos y feticidios femeninos.

La ley india penaliza este tipo de abortos e impide a los médicos revelar el sexo de los fetos, precisamente para poner freno a esta práctica, aunque los estudios clínicos prenatales siguen practicándose clandestinamente.

Un informe de la organización Alianza para la Defensa de la Libertad (ADF) presentado el pasado enero afirmó que 50.000 fetos femeninos son abortados cada mes en el país.