Desde un balcón colonial del centro histórico de Cartagena, un hombre lanzó incontables billetes de 50.000 pesos y dólares a la vista de decenas de transeúntes cotidianos que, por unos minutos, se convirtieron en espectadores, detenidos por la sorpresa.

Yuli Paola Miranda, testigo de los hechos, aseguró que «estamos necesitados y ajá están regalando billete, hay que agarrar».

«Me parecería que hubiese sido más noble de parte de ellos bajarse y regalárselo a cualquier persona común que vieran, que les naciera del corazón dárselos, porque es como tener dos polos: un polo fue la diversión de ellos hacia las otras personas y, otro fue como demostrar la necesidad de las personas», indicó Gisela Cassini, palenquera cartagenera.  

De acuerdo con habitantes y comerciantes de la zona, los protagonistas son turistas mexicanos.

Para muchos esto significó diversión, risas, pero, al mismo tiempo un espejo que contrastó la realidad económica de la mayoría presente que, por unos minutos se convirtieron en los peleadores de una batalla campal por los billetes del balcón.